estheradas

18 diciembre, 2006

El Mercader de Café

El libro que estoy leyendo estos días se titula "El Mercader de Café" de David Liss. Es un libro del que nunca había oido hablar, pero hace un par de fines de semana lo vi en casa de una amiga y me entró por los ojos. Está ambientado en el Amsterdam del siglo XVII, y relata como se hacían los negocios en aquella época, cómo hacían variar el precio de los productos con artimañas, cómo la Bolsa podía enriquecer o arruinar a un hombre de la noche a la mañana, de la vida de los judios en esa ciudad... A mi me está gustando mucho, lo recomiendo.
Comienza así:"En el cuenco, un líquido más consistente que el agua o el vino, oscuro, caliente, poco atractivo, con espesas ondas en la superficie. Miguel Lienzo lo cogió y se lo acercó tanto que casi metió la nariz dentro. Sostuvo un instante el recipiente y aspiró, llevando el aroma hasta los pulmones. El acre olor a tierra y hojas le sorprendió, pues más parecía cosa que hubiera de estar en alguna desportillada urna de porcelana de unas botica. -¿Qué es esto?- preguntó estirando la cutícula de uno de sus pulgares con la uña tratando de contener su irritación. Aquella mujer sabía que él no podía andar perdiendo el tiempo; así pues, ¿por qué llevarlo hasta allí por una tontería semejante? Miguel sentía borbotear en su interior un agrio comentario tras otro, pero no expresó ninguno de ellos en voz alta. Y no porque temiera a la mujer, aun cuando las más de las veces se descubría haciendo grandes esfuerzos para no disgustarla. Echó un vistazo y vio que Geertruid había reaccionado a la mutilación de su cutícula con una mueca. Él conocía esa sonrisa irresistible y su significado: se sentía intensamente complacida consigo misma, y cuando tenía aquel aspecto, a Miguel se le hacía difícil no estar también intensamente complacido con ella. -Es algo extraordinario- le dijo, señalando el cuenco con el gesto - Bebedlo. -¿Que lo beba?- Miguel miró pestañeando aquella negrura - Parecen los orines del demonio, lo que ciertemente sería extraordinario, aunque no tengo el menor deseo de averiguar cómo saben. Geertruid se inclinó sobre él, rozando casi su brazo. -tomad un sorbo y os lo contaré todo. Los orines del demonio nos ayudarán a hacer una fortuna a ambos."

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Un tema atemporal, como bien haces la analogía con la bolsa.

diciembre 19, 2006 12:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Interesante libro. Tomare nota. Por cierto Carpe Diem.
Amsterdam, esa ciudad que siempre gusta visitar.
Un saludo

diciembre 19, 2006 1:48 p. m.  
Blogger meiga said...

jajajaj volvere, todo sea por esos pikes de escobas que tenemos... :-P
mil besikos bruja

diciembre 19, 2006 2:13 p. m.  
Blogger Tanino said...

si son orines del demonio me pregunto a qué sabránm sus fecas... a bombones?
Beso grande
Taninito cafetero

diciembre 19, 2006 3:23 p. m.  
Blogger mart said...

Sólo la ambientación de la novela,Amsterdam en el S XVII,ya es en si mismo un planteamiento sumamente interesante...ah Esther,estoy bien,los exámenes me impiden "asomarme" por el blog con más frecuencia,gracias por tu interés,eres un sol!!

diciembre 19, 2006 4:07 p. m.  
Blogger malatesta said...

Curiosamente, el último libro que me he leído, Odalisca (volumen 3 del Ciclo Barroco, "secuela" del Criptonomicón", también tenía una parte ambientada en la bolsa de Amsterdam, sólo que durante el siglo XVIII.
Leyendo tu extracto me ha entrado ganas de tomarme un cafetito.

diciembre 19, 2006 8:49 p. m.  
Blogger yoymimismo said...

Desde la cafetera Colombia agradezco la recomendación y tendré presente el libro para comprarlo...

Beso,

Isaac

diciembre 19, 2006 11:32 p. m.  
Blogger Lunaria said...

Me lo apunto. Realemente parece interesante.
un saudo.

diciembre 20, 2006 12:57 a. m.  
Blogger Manuel Tendero Gil said...

hola gracias por ver mi blog tienes una foto de una gaviota preciosa feliz navidad un saludo

diciembre 20, 2006 1:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me apuntare el libro :) a mi lista, besitos :)

diciembre 20, 2006 11:46 a. m.  
Blogger Javier said...

Tiene un aspecto realmente interesante. Imagino que nos mostrará cómo la plata y oro procedentes del dorado americano lo malgastaban (malgastábamos) los españoles de la época y pasaba a las arcas de los banqueros de los Paises Bajos.

Espero que lo de 'orines' no sea oro pequeño... sería grotesco.

Un beso.

diciembre 20, 2006 4:07 p. m.  
Blogger Cris said...

paso a dejarte un besote y mis mejores deseos para vos en estas fiestas.

diciembre 20, 2006 9:51 p. m.  
Blogger patri said...

ja..ja...los orines del demonio! ja...ja...yo que soy cafetera desde que me levanto jamás lo había oido, pero ya sabes el dícho de ....nunca te acostrás sin saber algo nuevo. Un abrazo.

diciembre 20, 2006 11:55 p. m.  
Blogger Esther said...

Ya lo he terminado.
Lo recomiendo.
XXX
Ahora he empezado con "El Perfume".

diciembre 29, 2006 8:54 a. m.  
Anonymous Ptah said...

Tiene buena pinta el libro. Habrá que leerlo. Es bueno eso de los orines del demonio pero para un cafetero como yo eso no importa. Un buen café es un buen café salga de donde salga...
Besos.

enero 02, 2007 7:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home