estheradas

21 septiembre, 2006

Maravilloso Egipto


Hace tres años tuve la maravillosa suerte de poder viajar a Egipto. La verdad es que era un viaje que llevaba tiempo queriendo hacer, pero no se había presentado la ocasión adecuada.

Pensar en ver las pirámides era algo que me hacía que se me encogiera el corazón ¿qué podía sentir cuando estuviera delante de una de las maravillas de la creación? Sin duda tenía que ser impresionante. Y así fue, una sensación indescriptible. Fue el primer lugar que visitamos después de nuestra llegada al Cairo. Según nos acercábamos y se iban haciendo más y más grandes mis ojos querían salirse de sus órbitas. Al bajar del bus y estar al lado de la gran pirámide de Keops me sentía diminuta... cómo habrían podido construirla¿?
Pero este viaje no solo fue espectacular por los lugares que visité, se convirtió en el mejor viaje que he hecho nunca puesto que allí conocí a cuatro maravillosas personas que, desde entonces, forman parte de mi vida. Y cada vez somos más!!! Sin duda todos los inconvenientes que habían surgido siempre para no poder hacer este viaje ocurrían porque el destino me estaba reservando el poder conocerles. Y me alegro enormemente por ello.
En definitiva fue un viaje único, irrepetible.
Dedico este post con todo mi cariño a mis "cocodrulos". Os adoro.

10 Comments:

Anonymous Ptah said...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Este viaje fue único por dos motivos fundamentalmente. El primero, que todo lo que vimos era capaz de hacerte pensar en el pasado de forma inquietante ante las preguntas que cada uno de nosotros nos íbamos haciendo a medida que descubríamos una nueva cosa. El segundo, que el grupo que hicimos sigue vivo. Cada año más vivo. Tanto, que ¡¡¡ya somos 9!!! Desde aquel momento en el que nos conocimos, supe que los
"cocodrulos" estaríamos juntos mucho tiempo. No me equivoqué y me alegro. Sois todos "cocodrulisísimos". No cambiéis nunca.

¡¡Cariño!!, muy bonito y muy sentimental.

Ptah.

septiembre 21, 2006 7:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

LGP
Muy bueno el artículo.
Yo también estuve en Egipto, gracias a ti y debo decir que es el mejor viaje que hemos hecho hasta ahora.
Nosotros también tuvimos la suerte de conocer gente estupenda, yo creo que ese país además de todo lo que te ofrece para ver crea un ambiente especial.
Esther, ánimo y continua escribiendo que lo haces estupendamente.

septiembre 22, 2006 11:05 a. m.  
Anonymous Tomas said...

Ah, cómo me acuerdo de Egipto. Es curiosa la magia que transmite la esfinge, a pesar de lo pequeña que parece en comparación con las pirámides. Sin duda, ver el sol ponerse por el desierto desde el Nilo es uno de los espectáculos más grandes del mundo.

Cada vez me gusta más este blog :-)

Salu2

septiembre 22, 2006 11:51 a. m.  
Blogger Blanca said...

Qué maravillosos recuerdos me has traido. Recuerdo que Egipto siempre me había tenido embrujada, cuando por fin hice realidad ese sueño, fue algo mágico que nunca olvidaré. Las sensaciones que sentí visitando aquellos templos, necesitaría un post entero para describirlas, quizás gracias a ti un día de estos lo haga.
Mil besos guapa!!!

septiembre 22, 2006 11:56 a. m.  
Blogger Esther said...

Con comentarios tan halagadores como los vuestros da gusto seguir escribiendo cosas.
Muchas gracias!!!

septiembre 22, 2006 12:31 p. m.  
Anonymous Jazz said...

Oooolee,

Guapa!!!

Me has sobrecogido, y eso no es fácil, sólo lo hacían mis nenas, y el diario de Patricia .

Me alegran tus sentimientos, y que sigan así por siempre. Cocodrulos forever!

Un besote,

Jaime

P.D Lo del diario de Patricia era en broma

septiembre 22, 2006 12:53 p. m.  
Blogger Estrella said...

Que bonito y sentimental lo que has escrito. Visitar Egipto es uno de mis sueños, sobre todo poder admirar las pirámides, siempre me ha apasionado el tema pero por una cosa u otra no he tenido oportunidad de ir. Ahora con lo que has escrito me has vuelto a despertar mi sueño, espero poder cumplirlo pronto. Me encanta tu blog.

septiembre 22, 2006 2:48 p. m.  
Anonymous calabaza said...

Esther, esto no se hace, que ya sabes que ando con las hormonas revueltas y se me suelta la lágrima a la mínima, pero que bien lo has contado, "joía".

Ya sabes que hace once años, mi chico y yo hicimos otro viaje de esos mágicos. Era nuestra luna de miel y nos fuimos a la China Imperial, donde conocimos a una pareja con la que conectamos tanto que se han convertido en amigos inseparables, de esos que sabes que son para toda la vida, y con los que hemos compartido muchos momentos y realizado otros muchos viajes.
Si ya ésto de por sí es una gran suerte, pensar que nos volvío a ocurrir cuando os conocimos a vosotros en Egipto me hace sentir una persona muy afortunada. Y es que tener la suerte de volver a encontrar unos amigos como vosotros con los que disfrutado tantos buenos momentos, con los que nos hemos divertido tanto y que además, lo cual es muy importante para mi, han estado ahí en los malos momentos tendiendo una mano amiga o diciendo esa palabra oportuna, es algo irrepetible.

Y lo dejo aquí antes de que las hormonas me sigan jugando más malas pasadas y te borre todas las páginas del blog.

Un besazo muy gordo de vuestra cocodrula más gordita

octubre 05, 2006 3:48 p. m.  
Anonymous GRISSON said...

Hola bruji

Te juro que casi no sabía lo que era un blog, pero el tuyo me mola mogollón,lo consulto más que el teletexto de la 2

Te queremos, sigue así

Tu veterinario preferido
Grisson

octubre 10, 2006 4:13 p. m.  
Blogger Câline said...

Debió ser una experiencia maravillosa!!
Ese es uno de los sitios a los que quiero ir antes de morir!
Ya llegará, o mejor dicho, ya iré ;-)

febrero 03, 2007 2:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home